Inicio » Finanzas » Primeros Business Angels y Consejo de Administración

Primeros Business Angels y Consejo de Administración

Business Angels

A mediados de 2014 comenzábamos a mirar de reojo la caja, cerrar una ronda de inversión puede llevar tranquilamente 6 meses, en ocasiones puedes cerrarla más rápidamente, pero lo habitual será que te lleve de 4 a 6 meses. Si tardas más de 9 deberías comenzar a preocuparte (por la fase de ocuparte ya has pasado).

Ahora la empresa ya comenzaba a tener más pinta de empresa que de proyecto, habíamos facturado algo, habíamos fichado algunas personas, habíamos internacionalizado y habíamos encontrado el modelo de negocio, así que después de haber cerrado una ronda con Family, Friends and Fools, ahora la idea era buscar Business Angels.

Seguramente este nombre se lo han puesto ellos mismos, la verdad es que hay algunos que tienen más pinta de de Deamons que de Angels, pero hay otros con los que te casarías sin dudarlo. Yo tuve mucha suerte con los míos.

Hay de todo, pero en general son directivos, de renta media-alta a alta, que les gusta el mundillo de la innovación y de las startups, porque más allá del retorno económico que puedan sacar, les gusta ver la agilidad y la frescura que tienen las startups (algo que probablemente no vean es su gran corporación). En muchos casos, también les motiva el poder aportar al proyecto, por lo que no quieren ser un inversor financiero pasivo, sino que quieren saber cómo evoluciona el proyecto, que los escuches (y alguno quiere hasta que le hagas caso – ¡huye insensato!).

Así que nos acercamos a los principales foros de inversión del país. Estos foros son reuniones semanales o mensuales, generalmente organizados por las grandes escuelas de negocios del país o por aceleradoras, donde los fundadores de las startups hacen un “elevator pitch” y los invesores lo escuchan, hacen algunas preguntas, y después, si el proyecto les ha llamado la atención, en el cóctel posterior o unos días más tarde te contactan para saber más

Básicamente la idea del elevator pitch es: imagínate que te cruzas en el ascensor con tu inversor soñado y que tienes dos minutos para convencerle de que invierta en tu startup, ¿qué le cuentas? No se trata de explicar todos los detalles de la empresa, sino de levantar su interés para que quiera saber más. Hay unos requerimientos mínimos como explicar el problema, la solución, el equipo, el estado actual del proyecto, cómo te diferencias de la competencia y cuánto dinero estás buscando. 

Analizamos varios foros de inversión y finalmente el que me causó una mejor sensación fue el foro de inversión del IESE, magníficamente organizado por Juan Roure y Anna Plana.

El primer paso era contactar y enviar el deck de inversión. Ellos hacían una preselección y a los que les gustaban los invitaban a una sesión previa donde un grupo de Business Angels acompañados del equipo del IESE analizaban los proyectos. Si te seleccionaban ya te asignaban un día de presentación al foro.

Llegó el día de hacer la presentación, elegí vestirme a medio camino entre el emprendedor guay con camiseta y bambas y el perfil IESE con traje… camisa sport y americana informal y presenté una presentación e 10 slides durante 4 minutos, más preguntas.

Al día siguiente tenía un inversor interesado que decía hablar en nombre de un grupo de inversores. Nos pidieron una reunión para conocer más a fondo los detalles del proyecto, nuestra visión y cómo lo estábamos ejecutando.

Después de un par de reuniones decidieron invertir y cuando estábamos a punto de firmar, uno de los inversores me preguntó sobre nuestro máximo competidor español, que había hecho una nota de prensa y que parecía mayor a nosotros. En realidad la persona con la que había hablado era el director financiero de una gran empresa + family office y el dueño le había reenviado la nota de prensa en plan «¿estamos seguros de que Nautal es la major opción en el sector?». Un sudor frío recorrió mi espalda, los meses iban pasando y necesitábamos cerrar la ronda y no teníamos otros inversores interesados en ese momento, nos habíamos enfocado en este grupo que había parecido interesado en cerrar rápido.

Preparé una presentación donde comparaba varios aspectos del competidor con nosotros:

  • Features: flexibilidad (nosotros hacíamos alquileres desde medio día, mientras que el competidor sólo hacía alquileres de semana), contenido propio (como nosotros teníamos propietarios P2P o dados de alta manualmente teníamos un buen contenido único, mientras que el competidor solamente tenía barcos importados de una API), engagement del propietario (nos permitía que parte de la tarea comercial la hiciera él y no nuestro equipo de ventas, además de que el cliente podía tener un contacto más cercano con la persona que más conocía el barco), SEO (nuestro enfoque había sido muy SEO-oriented, mientras que el suyo era más de SEA).
  • Tasa de crecimiento: en efecto este competidor era mayor, había nacido antes que nosotros pero le estábamos a punto de alcanzar.
  • Estimaciones de tráfico: él llevaba más años en el mercado y tenía más clientes repetidores, pero nosotros ya contábamos con más tráfico a la web que él (y más barato).

Finalmente añadí opiniones de anteriores inversores (Jordi Priu y Albert Armengol donde comentaban lo buena inversión que había sido Nautal) y lo convencí, cerramos la inversión con solamente una condición: teníamos que montar un Consejo de Administración.

Consejo de Administración

Hasta aquel momento la empresa tenía dos administradores mancomunados (es decir que para hacer algo teníamos que firmar los dos), Roger y yo.

Cuando pasas a tener un Consejo de Administración, se regulan ciertas decisiones que deberán ser tomadas en dicho consejo y se puede fijar también que para algunas decisiones muy relevantes no baste con la mayoría simple y necesites mayorías más holgadas. Para ello se debe actualizar el pacto de socios.

Otro aspecto que acordamos fue contratar un Secretario no consejero del consejo de administración. Básicamente es un abogado que entiende de los procedimientos mercantiles, que te ayuda a llevar en orden la gobernanza de la empresa, toma actas de las reuniones del consejo y de la junta y se asegura de que la gente las firme. Es un gran soporte el tener un abogado al que hacerle preguntas o para que te recomiende otros abogados especialistas cuando los necesites.

Cuando alguien se convierte en consejero de una empresa, asume cierta responsabilidad, especialmente si las cosas no se hacen como tocan. Cuando un inversor (que no está en el día a día del proyecto) se hace consejero, es normal que pida que haya un secretario del consejo que se asegure de que todo se haga bien.

A recomendación de uno de nuestros inversores, contratamos a Ignasi Torras, que socio del bufete Legal Tax Meeting. Realmente estoy muy contento de esta elección, siempre ha ejercido su trabajo con máxima profesionalidad y además me he sentido muy acompañado por él. En 2021 aún contamos con sus servicios como secretario del consejo.

El Consejo de Administración quedó formado por dos socios inversores, Roger, Eduard y yo mismo, por lo que los fundadores seguíamos teniendo la mayoría de los derechos de voto, tanto de la Junta General de socios, como del Consejo de Administración.

Hay cosas que no las piensas mucho, pero si el pacto de socios pone que al CEO lo elige el consejo y por ejemplo en el consejo hay 3 inversores y dos fundadores, podrían perfectamente despedirte al día siguiente de la ronda. En la práctica esto no pasa y para un inversor, tener que despedir a un fundador es un fracaso, porque en buena parte, fue por él por el que decidieron invertir, ya que en una startup no se invierte tanto por lo que hay hecho o por los activos que tiene, sino por lo que puede llegar a ser, y en esto, obviamente los fundadores tienen mucho a aportar (de hecho por eso la protección va en sentido contrario, y son los inversores los que piden permanencia a los fundadores en el proyecto)… dicho esto, también es muy factible que un fundador se muy bueno en una fase inicial del proyecto y no lo sea tan bueno (o mejor dicho sus skills encajen menos) en una fase posterior, ya que los perfiles necesarios pueden ser muy distintos.

Recuerda que este post forma parte de la historia de Nautal, puedes ver el índice de contenidos aquí

¡REGÍSTRATE!

¡Te informaré de cada nuevo capítulo que publique! 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

¡RECIBE LA NEWSLETTER!

Te mandaré un email con cada nuevo post que publique. No te quedes con la historia a medias 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *